Liderazgo sensible para transformar

Pilar Velilla, Mención Honor I Premio Mujer Cafam 2018.
Pilar Velilla, actualmente, es la gerente del centro de Medellín. Su trabajo, pasión y capacidad de liderazgo permitió la transformación de referentes de ciudad como el Museo de Antioquia y el Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe.

¿Para usted cuáles son los valores del liderazgo femenino?
La sensibilidad nos habilita para la solidaridad y nos capacita para ponernos en el lugar del otro y encontrar el lado humano de las situaciones. Somos expresivas y comunicativas, por eso conectamos fácilmente con los demás, una condición para el trabajo en equipo. Ser ordenadas y al mismo tiempo capaces de pensar en varias direcciones, sumado a la creatividad y a la imaginación desbordada nos permite encontrar soluciones a los problemas y ser originales en las propuestas. Finalmente, somos obstinadas y perseverantes, a veces rayamos en la testarudez, que no es una cualidad, pero nos ayuda a cumplir las metas y alcanzar lo que nos proponemos.

¿El liderazgo femenino puede ser ejercido por un hombre?
Claro, ni el talento, ni el liderazgo son exclusividades de un género. Asimismo, no todos los líderes son buenos, también hay líderes negativos.

¿Qué le aporta a una organización el liderazgo femenino?
En general la presencia de las mujeres les pone sentimiento a las organizaciones, genera un ambiente de generosidad, cooperación y comprensión, pero al mismo tiempo de orden y cumplimiento. Las mujeres tienden a ser inclusivas, esto hace que los equipos de trabajo se sientan seguros de sí mismos y confiados para hacer sus aportes al proceso; exigen, son firmes, pero más allá del cumplimiento, se ocupan de la calidad de vida de sus equipos.

¿Es posible mantenerse en una posición de liderazgo sin asumir antivalores machistas?
Por supuesto. Lo ideal es algo tan simple como decir que, tanto hombres como mujeres tenemos igualdad de derechos y de condiciones. Infortunadamente en la vida real también se da el caso de líderes que no logran sostenerse en su posición sin asumir antivalores machistas.

 

Del total de personas graduadas en instituciones de educación universitaria en Antioquia, el 59% son mujeres y el 41% son hombres.

 

Fuente: Observatorio Laboral para la Educación. 

 

Regresa: La fuerza femenina

Etiquetas del contenido
,

1 Comment

  • El centro porquería reúne lo mejor y lo peor de la ciudad y la gente que vive y trabaja allá ha preferido irse a enfrentar semejante monstruo…esa señora está asumiendo de frente un problema que nadie quiere encarar porque como en un partido de ajedrez, una ciudad cuyo centro no funciona está perdida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *